Literatura y violencia, Daniel Ferreira, Perfil

febrero 06, 2012

Caracas, . Agencia Venezolana de Noticias AVN .- 
No es un inventario más de asesinatos de la guerra interna en Colombia, en la novela Viaje al interior de una gota de sangre, ganadora del Premio Alba Narrativa 2011, su autor, Daniel Ferreira, busca el mundo interior de las víctimas de la violencia en su país, para dónde iban, qué querían, con qué soñaban.

Daniel Ferreira

Cuando nació, hace 29 años, en el departamento de Santander "Colombia era un desastre". Vivió en un entorno marcado por la muerte que recorría su país y por la pugna entre paramilitares y guerrilla. El miedo estaba instalado en el ambiente, estaba en el pasado, hasta en testimonios de sus abuelos y bisabuelos:

"Siempre la vida fue mediatizada por la violencia, la gente se movilizaba de un pueblo a otro porque había violencia, porque estaban quemando las casas, fusilando a hombres en los parques o matando a las mujeres".

Uno de los juegos que compartía con sus amigos en la infancia era ir a ver los cadáveres que dejaba esa violencia en su pueblo y precisamente la imagen de un niño recorriendo las huellas de la matanza fue la que generó la novela Viaje al interior de una gota de sangre.

Con la adultez también llegaron las preguntas, y para responderlas -aunque le interesa la crónica y el reportaje- los recursos del periodismo le parecieron insuficientes para describir profundamente la violencia que ha padecido su nación.

"Usted puede leer una y otra crónica sobre las masacres y sin embargo sentir que no llegan a conclusiones vitales".

Por ello se aferra a la literatura y a las posibilidades de la ficción.

Viaje al interior de una gota de sangre aborda el mundo interior de quienes fueron asesinados en una incursión de objetivo múltiple, una matanza a la colombiana:

"Con qué cosas soñaban, eran padres de... o hijos de.. Trato de humanizarlos, darles rostro", dice.

En uno de los capítulos: Una hoguera para que arda Goya, el autor rescata el mito de los antiguos mensajeros persas, que eran asesinados si llevaban malas noticias, para instalarlo en la modernidad.

"Hay un hombre que pinta un cuadro en el cual están expuestas las atrocidades y por ese cuadro y de la misma forma que lo ha dibujado, va a ser ajusticiado".

Personajes como éste le vienen al autor de las historias múltiples de la tragedia de Colombia.



La tradición literaria: obras sobre la violencia y Viaje a una gota de sangre

Una larga lista de obras de escritores que han abordado el conflicto colombiano le ha permitido a Ferreira tener una visión general de la violencia y la literatura en su país. Se paseó por las secuelas de las guerras republicanas, de García Márquez, a la masacre de las bananeras en Cepeda Samudio, por la Violencia de los años 40-50, obras como Viento Seco, de Daniel Caicedo; Marea de ratas, de Echeverri Mejía; Cóndores no entierran todos los días, de Gustavo Álvarez Gardeazábal; El día señalado, de Manuel Mejía Vallejo; los cuentos de Hernando Téllez; los años 60s y los relatos de Arturo Alape y Alfedro Molano; Sin remedio, de Antonio Caballero, y otras mas recientes como Tres ataúdes blancos, de Antonio Ungar, y el El ruido de las cosas al caer, de Juan Gabriel Vásquez. Del largo inventario de escritores que publicaron novela de la violencia en los años 90 resalta al autor de la Virgen de los Sicarios, de Fernando Vallejo: "Su obra es tan contundente que descuella por encima de otras aparecidas en la misma época, en ella el odio se convierte en algo creativo; hay una visión desesperanzada de estos conflictos irresolubles y poetizada por una voz muy potente, por ese Yo exacerbado de Vallejo, que sacude al lector".


El ganador del Premio Alba Narrativa apuntó que el problema de la violencia es tan epidérmico que muchas veces no permite utilizar recursos literarios para explorar otras formas de narrarla y la novela se cae por la sensiblería, la denuncia y el inventario de muertes.

"Pretendo hacer una cadena de voces que atraviesan un siglo y presentarla con una forma renovadora en su estética; un obra que refleje los ciclos de la guerra, narrada sin pudor".

Actualmente está trabajando en completar una pentalogía de la cual esta novela hace parte, al igual que La balada de los bandoleros baladíes, ganadora del Premio Latinoamericano a Primera Novela Sergio Galindo 2010, de la Universidad Veracruzana, México, y que narra el mundo interior de los criminales.

27/03/2011

You Might Also Like

0 comentarios